AD INFINITUM

¿Dónde están las naves espaciales? es una novela que invita a soñar y que llama a la lucha interior, a la resistencia frente a las adversidades, y ofrece una visión lúcida del futuro que puede que nos engulla a todos los humanos dentro de unos años. Pero para el protagonista no es la revolución tecnológica que ha cambiado el mundo lo que le oprime, sino el absurdo humano que sigue en el futuro tan presente como lo está hoy en día.

K. es un niño que mira las estrellas y en sus viajes por el Sistema Solar conoce a Valentina… una maravillosa ingrávida a quien escribe mensajes de socorro para que le rescate del tedio abrumador que es su vida.

¿Dónde están las naves espaciales? no es una novela de derrota, no es un lamento ni una ausencia del ser, sino un paso enfrente hacia la vida, una apuesta por los sueños para poder vivir, un grito seco en medio del silencio del espacio, un grito fuerte y rebelde que clama: ¡Sacadme de aquí!

Bérénice

Anuncios

LA UNIVERSIADA

“…y abriendo mi cuaderno de latín continué con La Universida. Es decir, volví a comenzar.

Todo era oscuro al principio

los pájaros y los peces y los árboles

los hombres aún no los había

pero si los hubiera también serían negros

porque no había luz para nadie.”

Ramón J. Sender, Crónica del alba (1942)

 

Todo era oscuro al principio, pero en verdad sí había luz. Él era la luz aunque no lo sabía. Sus sueños luminosos emanaban infinitos de su boca y se reflejaban en mi.

Él estaba vivo, era puro, limpio, claro y hermoso.

¿Puede un solo hombre sostener su vida con sus sueños? ¿Durante cuánto tiempo puede un hombre sostener sus sueños?

Cuando el hombre quiere que sus sueños se conviertan en realidad empieza a andar por un camino de rocas y a sufrir.

Él sigue andando y luchando y no se quiere dejar vencer. Y lamenta el tiempo que solo estuvo soñando…

La maldad, la farsa, la soberbia…

Él es el hombre nuevo. El que resiste entre tanta vanidad.

… editores, editoriales, poetas, escritores…

Él es el hombre nuevo. Mientras yo viva sus sueños vivirán en mi.

… cobardes, miserables, farsantes todos sin corazón…

Él era el hombre nuevo. Los hombres nuevos aparecen ante la mirada ciega de los demás.

… que alejan la poesía del pueblo, solo para ellos y en su beneficio.

La luz era él.

 

Bérénice